Síndrome Post Covid 19

Aunque la mayoría de las personas con Covid-19 recuperan su salud, algunos pacientes pueden desarrollar síntomas que duran semanas o incluso meses después de pasar la enfermedad de forma aguda. Incluso las personas que no fueron hospitalizadas y tuvieron una enfermedad leve pueden presentar síntomas persistentes o tardíos. Según los estudios la posibilidad de desarrollar secuelas de Covid-19 a largo plazo no se correlaciona con la gravedad del episodio inicial, tampoco se correlaciona con la edad de los pacientes (la edad media es alrededor de 50 años).

¿Qué es el síndrome “Post Covid-19” también llamado “Covid-19 persistente” o “Covid-19 a largo plazo”?

Según el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, es «la infección a largo plazo en determinados pacientes que presenta una preocupante variedad de síntomas que pueden cambiar con el tiempo y afectar a cualquier órgano del cuerpo». El Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) ha lanzado la primera guía nacional de manejo de los pacientes con síndrome Post-Covid-19. Según su clasificación, el síndrome Post Covid-19 incluye los síntomas que duran más de 12 semanas y que no se puede explicar con otro diagnóstico.

 

Según varias investigaciones el 44-69% de los pacientes tienen fatiga. Es el síntoma más común, que influye mucho en su calidad de vida y a menudo es la causa principal que no permite a la gente recuperar su ritmo diario y laboral anterior.

 

Otro síntoma muy importante y discapacitante es la disnea o sensación de falta de aire. Se desarrolla en pacientes de riesgo, que pasaron la enfermedad Covid-19 de forma moderada-grave o con patología previa pulmonar y/o cardiovascular.

Dolores de articulaciones, de músculos, de pecho, cefaleas, tos, fiebre intermitente, palpitaciones, problemas con el gusto y el olfato, insomnios, quejas de memoria, alteración atencional y déficit de concentración, parestesias, mareos…. Todos son secuelas comunes que presenta la gente después de pasar la fase aguda de la enfermedad.

Llama mucho la atención la cantidad de quejas de dolencias de tipo neurológico. Cambios o ausencia de gusto y olfato, memoria y concentración muy alterados con desorientación y confusión llamada niebla mental. Son trastornos que sufren tanto las personas que tenían síntomas leves como las personas que estuvieron ingresadas en UCI.

 

Aparte de esto están los pacientes con COVID-19 que han precisado de estancia en una unidad de críticos prolongada y desarrollaron el síndrome post-cuidados intensivos: debilidad muscular intensa, neuro y miopatías, disfunción cognitiva y problemas de salud mental.

 

Al hablar de los efectos del COVID-19 hay que destacar secuelas psicológicas de haber pasado la cuarentena, aislamiento social, el miedo a coger el virus, largos períodos de inmovilización, estancias en unidades de críticos que provocó una subida de casos con síndrome de estrés postraumático, insomnios, depresión y ansiedad.

MI NEURÓLOGA PERSONAL EN REDES


La Doctora Yulia es miembra de la Sociedade Galega de Neuroloxía
La Doctora Yulia es miembra de la Sociedad Española de Neurología
La Doctora Yulia participa en eventos de la European Academy of Neurology