La comunicación del intestino con el cerebro denominada como eje cerebro-intestinal o “gut brain axis” según las últimas investigaciones, puede tener un gran papel en la regulación emocional (depresión, ansiedad, etc) y el desarrollo de las enfermedades neurodegenerativas (enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple…).

El funcionamiento de este sistema depende de la microbiota o flora intestinal, una comunidad de microorganismos vivos residentes en el tubo digestivo. Su función va mucho más allá de simplemente procesar la comida que ingerimos. Actualmente se define como un nuevo órgano metabólico que está conectado con el cerebro de forma bidireccional a través del sistema neuroendocrino y neuroinmune.

Y cómo sucede está conexión?

A través de sustancias que producen microbiota como:

  • Serotonina – que está relacionada con la felicidad y el buen humor, 95%
  • GABA – neurotransmisor que es fundamental en la modulación del comportamiento.
  • Dopamina – otra sustancia clave en la regulación del estado de ánimo y el desarrollo de enfermedad de Parkinson.
  • Ácidos grasos de cadena corta producidos por microbiota a través de la fermentación de fibra es un factor potente antiinflamatorio, que regula el nivel de colesterol y glucosa.

A través del sistema inmune, 80% de las células inmunitarias están en la mucosa intestinal.

 

Una microbiota sana y equilibrada refuerza la barrera intestinal regulando la entrada de moléculas y organismos en nuestro cuerpo.

 

Y por supuesto por otro lado, desde nuestro cerebro. El estrés crónico provoca secreción elevada de cortisol:

  • Que afecta a la musculatura intestinal y su motilidad (diarreas, estreñimiento)
  • Y eso provoca la destrucción e inflamación de mucosa y afectación de microbiota, provocando disbiosis.

Disbiosis es un desequilibrio de bacterias protectoras de la microbiota, que permite por ello la entrada de un mayor número de patógenos, provocando:

  • Inflamación, disminuyendo los mecanismos de defensa inmune.
  • Disminución de producción de serotonina y dopamina (se ha observando bajos niveles de estas sustancias en parientes con depresión e ansiedad)Como podemos ver, es un sistema dinámico y bidireccional, que una vez más nos demuestra que bienestar y salud empiezan con nuestro estilo de vida y estado mental.

Estas razones llevan a pensar que la microbiota puede llegar a postularse como una de las causas responsables de diferentes enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, el trastorno por déficit de atención/hiperactividad, la enfermedad de Parkinson o incluso la enfermedad de Alzheimer, y a que los probióticos pueden ser una herramienta terapéutica, aunque aún queda mucho por aclarar…

microbiota eje cerebro estómago
La conexión de cerebro e intestino

Hablamos de microbiota y sabemos que no es solo el conjunto de microorganismos que viven en nuestro intestino, sino un órgano metabólico que forma parte de nuestra sistema inmune, hormonal y nervioso.

Pero cómo podemos mantener sana y variada nuestra microbiota?

Prebióticos y probióticos:

  • Prebióticos es, podemos decir, la comida de estos microorganismos y si queremos que crezcan tenemos que darles: son la mayoría de verduras y frutas, la fibra les gusta mucho: piensa en verde (lechuga, brócoli, espárrago, hierbas tipo perejil, albahaca, eneldo extra), peo también cebolla, ajo, plátanos. Eso si, siempre cuando están frescos! Con la cocción se pierde la mitad de fibra!
  • Probióticos: Son microorganismos buenos y vivos que llevan los productos. Los ejemplos más conocidos son yogures y kefir.. Pero cuidado porque las bacterias no son resistentes a temperaturas altas yogures y kefires de supermercados con fecha de caducidad muy larga no llevan casi nada de probióticos Y aquí viene otra ley: siempre hay que leer los ingredientes de lo que compramos!

Otra opción sería productos fermentados como por ejemplo chucrut, miso… Pruébalos! Son distintos, pero muy ricos!

Siempre siempre hay una ley suprema y es la de un plato diverso y multicolor, cuantos más colores lleva, más nutritivo es.

Previous Post Síndrome Post Covid 19

MI NEURÓLOGA PERSONAL EN REDES


La Doctora Yulia es miembra de la Sociedade Galega de Neuroloxía
La Doctora Yulia es miembra de la Sociedad Española de Neurología
La Doctora Yulia participa en eventos de la European Academy of Neurology